Sector bancario contribuyó a la estabilidad financiera

SECTOR BANCARIO CONTRIBUYÓ A LA ESTABILIDAD FINANCIERA

Business Empresarial.- La difícil coyuntura del 2020, a raíz de las medidas de confinamiento y la paralización de la mayoría de las actividades, tuvo un impacto enorme en la economía. Sin embargo, la suma de medidas contracíclicas y la alta capacidad de respuesta de las entidades financieras fueron claves para la estabilidad del sistema financiero peruano, reflejándose en el buen desempeño de sus principales variables e indicadores. Sumado a ello, destacó la adecuada gestión de riesgos y entrega de créditos que realizó el sector.

La evolución del crédito en nuestro país ha mostrado gran solidez en los últimos años y durante el 2020 esta tendencia no se vio comprometida. Si bien, a partir del mes de octubre, la dinámica de los créditos desaceleró por el fin del plazo de otorgamiento de créditos asociados a Reactiva Perú, este programa contribuyó a evitar el rompimiento de la cadena de pagos durante el estado de emergencia. De esta manera, el crédito al sector privado alcanzó un monto de S/. 326 mil millones con una tasa de crecimiento de 10.3% (+4.8 p.p. con respecto a 2019), con una importante contribución de los créditos a empresas, las cuales incrementaron en 18.3% interanual.

Es importante destacar que el programa Reactiva Perú garantizó un monto total de S/ 58,094 millones de créditos que beneficiaron a 547,108 empresas, de las cuales un 99% son medianas, micro y pequeñas empresas (MiPymes). Por lo tanto, Reactiva Perú permitió una mayor expansión del crédito de todos los segmentos empresariales. En el caso del segmento de MiPymes, los créditos crecieron en 37% en diciembre del 2020 respecto al año 2019, mientras que los créditos a grandes empresas y corporativos se elevaron a una tasa de 9.9%, respecto al año previo.

Asimismo, la mayor disposición al ahorro sumada con las ayudas económicas implementadas por el Gobierno y el sector financiero llevaron a un aumento acelerado en el monto de depósitos bancarios. Así, este saldo llegó a S/ 116.4 mil millones en el mes de diciembre del 2020, con un crecimiento de 21% respecto al mismo mes del año anterior. Este destacado desempeño se explica por el mayor dinamismo de los depósitos a la vista y de ahorro; en ese sentido, los depósitos a la vista sumaron S/ 49 mil millones con una contribución de 12% y los depósitos de ahorro sumaron S/ 46 mil millones con una contribución de 12%.

Por otro lado, el programa Reactiva Perú permitió que se canalizara una gran cantidad de recursos hacia la economía mediante el pago de proveedores, lo que se refleja en el avance de las cuentas a la vista, seguido del pago a trabajadores, lo que finalmente incide en el aumento de los depósitos de ahorro. Además, las medidas y normas emitidas permitieron un incremento de los excedentes de las personas -como la posibilidad de retirar fondos previsionales de las AFP, la disponibilidad parcial de fondos de CTS, y finalmente el pago de bonos de ayuda desplegado por el Gobierno a través del sistema financiero.

Reprogramaciones y refinanciaciones

De otro lado, las entidades del sistema financiero desplegaron mecanismos a favor de sus clientes, con el objetivo de que no se vean perjudicados económicamente y cuenten con facilidades en sus obligaciones de pago. Para ello, la Superintendencia de Banca y Seguros del Perú (SBS) decretó medidas de excepción y medidas prudenciales complementarias a favor de las entidades financieras, con el fin de que puedan ser aplicadas para optimizar la gestión de riesgos de los créditos, brindar alivio económico y soporte cercano a las empresas y clientes dentro del sistema.

En esa línea, las entidades financieras brindaron alternativas de refinanciamiento y reestructuración a los clientes que presentaban problemas en sus obligaciones de pago antes de la pandemia y a los que se vieron afectados por esta misma. Los créditos refinanciados son un beneficio que se otorga a un deudor cuando no puede asumir una obligación de pago con alguna entidad del sistema financiero y ya tiene más de 30 días de incumplimiento. Para ello, las entidades financieras brindan opciones y formas alternativas de pagar las diferentes deudas, lo que implica cambios en las condiciones contractuales del crédito, ya sea en el plazo, tasa de interés y/o cuota. Mientras que los créditos reestructurados son otro mecanismo que se puede solicitar ante problemas en el cumplimiento de pago de los deudores, a causa de la imposibilidad financiera y patrimonial para honrar sus compromisos. En este proceso, con la ayuda de INDECOPI se busca llegar a una negociación entre los acreedores y el deudor para la reprogramación de pagos, nuevas condiciones en el pago y/o el tipo de interés de la deuda vigente, considerando la situación financiera y patrimonial del deudor.

La suma de créditos reestructurados y refinanciados ha presentado un desempeño importante en los últimos meses, y al mes de diciembre del 2020, esta suma reportó un saldo de S/. 5,614 millones, cifra que representó un crecimiento anual de 38%, respecto a similar periodo en un año previo.

Asimismo, otra alternativa fueron las reprogramaciones, mecanismo que, a diferencia de los refinanciamientos y las reestructuraciones, se ofrecieron a los clientes que estaban al día al inicio de la pandemia, o que, como máximo, contaban con 15 días de atraso al cierre de febrero de 2020. Las reprogramaciones implican el otorgamiento de periodos de gracia, y la extensión del plazo total del crédito. Además, para el año 2020, las reprogramaciones involucraron una reducción de la tasa de interés efectiva, la no capitalización de intereses generados, condonación de cuotas, o combinaciones de dichas opciones que se tradujeron finalmente en la reducción del costo efectivo de los créditos.

El sector bancario reprogramó créditos con bastante dinamismo, alcanzando un pico de S/ 112 millones en junio (considerando sólo a socios de ASBANC), luego de lo cual dicho saldo fue reduciéndose, producto de algunas reversiones y del normal repago del capital de los créditos con las nuevas condiciones ofrecidas. A inicios de enero del 2021, las reprogramaciones alcanzaron los 4.2 millones de créditos por un monto de S/ 82 mil millones, lo que equivale al 24% de la cartera total.

Es importante notar que este mecanismo de ayuda fue más representativo para el segmento de consumo, en el cual se reprogramó un 88% de la cartera, seguido por el segmento de MiPymes con un 75%. Al desagregar la cartera de consumo, los créditos de consumo revolvente fueron los que accedieron en mayor grado a reprogramaciones (53% respecto a la cartera total de consumo), mientras que los créditos a la pequeña y mediana empresa fueron los más beneficiados dentro del segmento de créditos a empresas: el monto de estas operaciones representó el 39% y el 23% del saldo total, respectivamente. En cuanto a la modalidad del monto reprogramado, el 80% correspondió a reprogramaciones individuales, y el 20% restante a las masivas.

Solarización de créditos y depósitos

En el Perú contamos con libertad legal para operar y ahorrar en moneda nacional y/o extranjera, y en los últimos años se ha marcado una clara tendencia hacia una menor dolarización, lo que resulta muy positivo para la salud de todo nuestro sistema financiero, pues genera una menor exposición al riesgo cambiario. Cabe señalar que el riesgo cambiario surge principalmente cuando un agente con ingresos en una moneda tiene deudas (y por ende gastos financieros) en una moneda distinta. Así, incrementos eventuales en el tipo de cambio pueden hacer inviable la situación financiera de dichos agentes, repercutiendo negativamente en la calidad de cartera de las entidades financieras que otorgan los préstamos. Esta tendencia ha sido posible gracias a la estabilidad de nuestra moneda, y a esfuerzos de la industria y de los reguladores, con adecuadas normas y reglas dictadas por el Banco Central (BCRP) y la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS).

Así, la solarización de créditos mostró una clara tendencia creciente en el último año, alcanzando un 74.6% en el mes de diciembre de 2020. Este aumento se debe, principalmente, a una mayor solarización del crédito a las empresas, gracias a los efectos de los desembolsos asociados a Reactiva Perú. De esta manera, la solarización de créditos a empresas aumentó en diez puntos porcentuales, de 57% a 67%, en los últimos doce meses. Mientras tanto, la solarización de créditos de consumo e hipotecarios pasó de 94.6% a 95.3% y de 86.5% a 87.4% en los últimos doce meses, respectivamente.

Medios de pago digitales

Finalmente, las medidas de confinamiento limitaron la atención presencial de la banca en las agencias, de los supermercados y de otras actividades, situación que originó una contracción del uso de medios de pago físicos. Para ello, las entidades financieras facilitaron el acceso a servicios virtuales y/o digitales ante la mayor demanda de operaciones a través de canales no presenciales, impulsando una mayor inclusión financiera en el país.

Los medios de pago virtuales presentaron un crecimiento importante durante la pandemia, desplazando a su vez a los medios de pago físicos. Para el mes de diciembre del 2020, las transacciones virtuales alcanzaron 91 millones de operaciones con un crecimiento de 94% respecto al mismo mes en el 2019, mientras que las operaciones presenciales alcanzaron 41 millones con una caída interanual de 9%, respecto a similar periodo en un año previo. Al observar la incidencia de crecimiento de operaciones por canales virtuales, la banca móvil fue la que registra el mayor aporte.

Ante un contexto sin precedentes, es crucial la suma de esfuerzos de los sectores público y privado para incentivar la reactivación económica. En ese sentido, el sector bancario está dispuesto a seguir desplegando esfuerzos importantes y contribuir en las etapas de recuperación, además de proveer un mayor soporte a las empresas y clientes para el manejo de su compleja situación financiera.  Entre estos esfuerzos se encuentra: brindar mayores alternativas para el manejo de recursos, asegurar el acceso al crédito de familias y empresas y garantizar la seguridad de los ahorristas.

leave a reply