Conéctate con nosotros

ARTÍCULO DE LA SEMANA

Teletrabajo: ¿Por qué aún es un desafío para las empresas peruanas?

J&R-99

Escribe: María Celeste Garros, Directora Regional de Ventas para la región Sur de Latinoamérica de Citrix.

Business Empresarial.-Durante años hemos asociado el trabajar con estar sentados en una oficina, rodeados de los compañeros de trabajo y los jefes, todos haciendo sus labores. Sin embargo, en el mundo actual, la tecnología ha impactado tanto en todos los campos que hoy se concibe la forma de trabajar bajo otras modalidades, como por ejemplo, el teletrabajo o trabajo móvil, que permite al trabajador desempeñar sus funciones desde cualquier lugar donde se encuentre.

Desde que en Perú se diera la Ley 30036 del Teletrabajo en el 2013 hemos tenido un pequeño avance en esta materia. Según el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) existen más de 600 teletrabajadores en 145 empresas de diferentes rubros del país. [1] La meta declarada por el Gobierno es llegar a 34 mil teletrabajadores a finales del 2021.

Si bien el esquema ha ido avanzando, y se va abriendo paso poco a poco, aún representa un desafío para las empresas, sobre todo en romper los paradigmas del trabajo tradicional, como es tener a los colaboradores sentados en un escritorio, con un horario fijo y sin medir su productividad. Hoy, a través de herramientas tecnológicas podemos ser productivos en cualquier lugar, no se necesita estar frente al jefe para desempeñar las funciones acordadas por ambas partes.

Otro factor que puede estar influyendo en la adopción de esta modalidad de trabajo es el desconocimiento sobre las herramientas que permiten a los equipos mantenerse en contacto o tener acceso a la información corporativa de forma segura. Este último es un acápite crucial, pues son las nuevas tecnologías las que permiten un desarrollo laboral adecuado para tener toda la información necesaria de manera móvil, es decir, llevar la oficina a donde se le necesite, literalmente.

Los dispositivos móviles, como teléfonos inteligentes, tabletas o laptops son herramientas tecnológicas que sirven para que los empleados puedan ser más productivos y eficientes. No obstante, por parte de las empresas es necesario implementar ciertas tecnologías para que los empleados puedan trabajar e interactuar de igual forma que si estuvieran en la oficina, teniendo su información corporativa disponible.

Tanto la virtualización de aplicaciones y escritorios, como la compartición de archivos y soluciones de Gestión de Dispositivos Móviles (MDM por sus siglas en inglés) son tecnologías que soportan el trabajo móvil y permiten acceder a los recursos de la empresa desde cualquier lugar, en cualquier momento, el único requerimiento es la conectividad, como lo es hoy en día para cualquier escenario de productividad laboral.

Público interno

La mayoría de veces una de las preocupaciones más grandes en las empresas es su cliente, que se encuentre completamente satisfecho con el servicio que se le está ofreciendo. Sin embargo, no siempre se piensa en el público interno, sí, nuestros colaboradores quienes son igual de importantes que el público externo porque serán ellos quienes transmitan el servicio y la visión de la empresa. Citrix desarrolló un estudio de mercado denominado “El trabajador digital, qué busca y cómo trabajaba”, que revelaba diversos aspectos del teletrabajo que eran percibidos como ventajas por los colaboradores. Entre ellos, un 78% indicaba que ponderaba positivamente los horarios flexibles (frente a un 19% que prefería horarios fijos), en tanto que un 45% estaba dispuesto a dejar sus empleos actuales por otros que les permitieran realizar sus actividades de manera remota, lo que consideraban un aspecto fundamental.

El camino entonces, si bien parece allanado, encuentra en las empresas algunas vallas o paradigmas que se deben superar para alcanzar la meta. Esto, desde luego, implicará modificar otros parámetros, como la evaluación del desempeño, lo que significa que, además de las áreas tecnológicas, los departamentos de Recursos Humanos deben estar involucrados.

En definitiva, se trata de que ambos bandos, tanto trabajadores como empleadores, tengan en claro los beneficios de usar este sistema y los compromisos que genera.

Si bien nuestro país aún está en proceso de adaptación al cambio, no será de extrañar que en poco tiempo más cada vez sea mayor el número de colaboradores que solicite o se interese por labores donde se permita esta modalidad, y donde las empresas se den cuenta que abriendo esta puerta están ingresando de lleno a un modelo que fusiona las mejores características de nuestro tiempo: conectividad, trabajo en equipo, productividad y un mejor balance entre nuestra vida personal y profesional.

Portal empresarial peruano especializado en noticias de negocios, empresas, tecnología de la información y comunicaciones, casos de éxito y turismo.

Clic para comentar

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Más en ARTÍCULO DE LA SEMANA