Las Tecnologías que pueden convertir a una universidad en un Campus Inteligente

Las Tecnologías que pueden convertir a una universidad en un Campus Inteligente

Por Marcelo Sales, Director de Productos y Soluciones de Hitachi Vantara LATAM.

Business Empresarial.- Recientemente, el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) anunció que este año creará una nueva facultad que combinará la Inteligencia Artificial, Machine Learning y ciencia de datos con otras disciplinas académicas. Para ello, se invertirán 1.000 millones de dólares. Esta es la mayor inversión financiera hecha en Inteligencia Artificial por cualquier institución académica en los Estados Unidos. Y es, sin duda, un paso importante para la inclusión de nuevas tecnologías de análisis de datos en el sector de la educación.

La Conectividad En El Campus Universitario                                                              

Muchas instituciones de enseñanza de América Latina ya están avanzando hacia su transformación digital, adoptando infraestructura informática y de captación de datos. La tecnología se está implementando en diferentes espacios universitarios como en el diseño físico de las salas, con computadores y tableros inteligentes, en las áreas comunes, usando la identificación facial y el monitoreo de seguridad, la planificación automatizada de la clase, y hasta en la observación del nivel de dedicación del estudiante.  Las tecnologías de Internet de las Cosas (IoT), análisis de video (Video Analytics), inteligencia artificial (Artificial Intelligence) y Big Data son las que están convirtiendo a los campus universitarios en espacios inteligentes.

 A medida que las universidades adelantan una transformación digital, muchas buscan hacer sus aulas inteligentes, midiendo el rendimiento de estudiantes y la eficacia de programas de estudio a través de varios dispositivos conectados. Los beneficios de la integración de este tipo de tecnología en el ambiente educativo van desde ahorro de tiempo, dinamización de tareas, perfeccionamiento de las habilidades de los alumnos, mejor conocimiento del proceso de aprendizaje y hasta la reinvención de la dinámica del aula. Para ello, los entornos de aprendizaje inteligentes deben satisfacer las necesidades de sus usuarios. El primer paso es analizar cuáles son esas necesidades, el contexto y la cultura que los rodea. Con estos nuevos datos, el siguiente paso es lograr un espacio personalizado que facilite el proceso de aprendizaje y esté alineado con la metodología de la institución.  

 Un ejemplo de la aplicación de tecnologías de análisis de datos en la educación superior lo vemos en la Curtin University, reconocida como la universidad más diversificada de Australia Occidental y una de las más grandes pues cuenta con más de 60 mil alumnos y 4 mil colaboradores en un área de 300 mil metros cuadrados.  La Universidad ha empezado a hacer realidad su visión de campus inteligente implementando una solución de Internet de las Cosas (IoT) con el objetivo de mejorar la experiencia del alumno, su proceso de aprendizaje y al mismo tiempo hacer el campus más atractivo para inversionistas interesados en la investigación basada en datos.

 Internet de las Cosas (IOT)

Una de las condiciones claves para lograr un Campus Inteligente es entender muy bien todas las operaciones de la universidad y cómo se usan sus instalaciones. Como parte de la solución de Internet de las Cosas que implementó la Universidad Curtin, se utilizaron sensores, cámaras y software de reconocimiento facial para obtener datos y analizar tendencias en cuanto al uso del espacio universitario, los edificios, los auditorios, patrones de estudio, asistencia a clases, etc. Todos estos datos convertidos en conocimiento han ayudado al proceso de modernización de las instalaciones de la universidad, pero sobretodo han permitido entender el ciclo que vive el estudiante, el día a día de un empleado administrativo, el patrón de actividad de una sala de teatro y las condiciones ambientales de una biblioteca. En últimas, los cambios hechos, basados en estas observaciones han mejorado tanto la metodología educativa como la experiencia que vive el estudiante.

 El Análisis de Video

Las Unidades de enseñanza pueden ser consideradas como mini-ciudades y por tanto, la seguridad en estos lugares es un asunto muy importante para garantizar la experiencia del usuario e incluso el bienestar de la organización. Cuando pensamos de este modo, es posible buscar la mejor eficiencia de los sistemas de video, preguntándose para qué otros fines puede servir este contenido, además de la seguridad. Una solución de análisis de video permite combinar una visión computacional y un análisis avanzado para extraer ideas y generar alertas en tiempo real, que pueden proporcionar inteligencia operacional y de negocios: detección de contenido, objetos, análisis de escenarios y actividades, conteo de personas en locales, reconocimiento facial, monitoreo de integridad de las cámaras y de privacidad de los alumnos, entre otras posibilidades. La modernización de las tecnologías de imagen permite mejorar la experiencia de los alumnos y por supuesto, también ayuda a garantizar la seguridad del establecimiento.

 Inteligencia artificial  

Sin duda, un factor que ha acelerado la incursión de la tecnología en la educación es la posibilidad de personalizar la experiencia y el proceso de aprendizaje. Al adoptar herramientas y aplicaciones que faciliten esta personalización, los planes de aprendizaje adquieren una nueva dinámica y realmente constituyen una ayuda para al estudiante.  A través de la Inteligencia Artificial se puede hacer un seguimiento individual de las necesidades de cada alumno, garantizando el acceso al material adecuado, en el momento preciso y con el conocimiento que se requiera. La Inteligencia Artificial también puede aplicarse en el suministro de la retroalimentación al alumno a través de una tutoría por IA, o para acelerar el proceso de evaluación, dando más tiempo a los profesores para enfocarse o anticipar las necesidades presentadas por los alumnos.  

 Big Data

Mientras la Inteligencia Artificial puede concentrarse más en el aprendizaje personalizado, el Big Data maximiza el valor de los datos recolectados para que puedan identificar maneras de mejorar la clase. Después de la recolección de datos conectados en IoT, éstos son analizados para entender cómo los alumnos se comprometen con el estudio y asimilan la información, así como qué otras mejoras pueden hacerse.

 Estos ejemplos nos ayudan a entender la importancia de la tecnología para lograr un ambiente educativo más inteligente e integrado tecnológicamente. Lo ideal también sería que los datos de los entornos físicos, digitales y online pudieran estar mejor integrados y planeados. En la medida en que la transformación digital haga parte de las operaciones diarias en las instituciones de enseñanza, será posible proporcionar mejores experiencias para alumnos y padres.

 Varias universidades ya han comenzado este proceso de transformación inteligente trabajando con Hitachi Vantara como socio tecnológico. La Universidad Curtin implementó las soluciones de data visualization, Video Analytics, Live Face Matching y de Infrastructure & Computer en un solo tablero de análisis que le proporcionó inteligencia en tiempo real. 

leave a reply