John-Paul Ferguson, Director Académico del Programa de MBA de la Universidad McGill: “ESTAMOS COMPROMETIDOS CON EL DESARROLLO DE LA ENSEÑANZA SOBRE PRÁCTICAS COMERCIALES SOSTENIBLES A LO LARGO DE NUESTRO PLAN DE ESTUDIOS BÁSICO”

La Facultad de Administración Desautels de la Universidad McGill, ubicada en la ciudad de Montreal en Canadá, anunció el lanzamiento de su nuevo programa de maestría (MBA) que ha sido rediseñado con la finalidad de preparar a los estudiantes para hacer frente a los retos del entorno empresarial que están en constante evolución. Aqui una entrevista con el Director Académico del Programa de MBA de la Universidad McGill.

John-Paul Ferguson, Director Académico del Programa de MBA de la Universidad McGill

Business Empresarial.- Frente a los grandes retos del entorno empresarial que están en constante evolución, ¿cómo está enfocado el nuevo programa de MBA que están ofreciendo?
Cuando rediseñamos el MBA en Desautels el año pasado, nos enfocamos en introducir flexibilidad en la estructura y contenido del programa, con el objetivo de ayudar a un grupo más diverso de estudiantes potenciales a lograr sus objetivos. Por ejemplo, hemos creado un programa de duración flexible, que permite a los estudiantes terminar rápidamente el programa. Es el caso de otros estudiantes, como los de América Latina, que incluso prefieren quedarse y trabajar en Canadá como parte de su carrera, dándoles la facilidad de obtener permisos de trabajo de postgrado aquí en Canadá. También hemos creado especializaciones más flexibles, de modo que podamos trabajar con los estudiantes para desarrollar nuevos cursos que se ajusten más a sus objetivos y a los de sus empleadores. También hemos intentado incorporar casos en tiempo real, más experienciales, en los que los estudiantes trabajan con empresas que se encuentran en medio de la toma de decisiones estratégicas, financieras o de otro tipo. En una clase, por ejemplo, estamos trabajando con un fabricante de equipos aeronáuticos que, como todos en su industria, se está recuperando del impacto de la pandemia y está estudiando cómo reestructurar sus operaciones en los próximos años. En otra clase trabajamos con una empresa que está desarrollando consultoría logística para ayudar a otras empresas a reducir la huella de carbono de sus cadenas de suministro, mientras que, en nuestras clases de finanzas y contabilidad, hemos analizado empresas que son pioneras en contabilidad de triple resultado o inversión de impacto. De cara al futuro, estamos interesados ​​en desarrollar nuevos casos sobre empresas que se ocupen de cuestiones de gestión sostenible en otras funciones corporativas. Como profesor de comportamiento organizacional, creo que los sistemas de empleo sostenible, aquellos que no dependen de grandes grupos de trabajadores, son tan importantes como los sistemas de fabricación sostenibles.

 Es importante preparar a los futuros estudiantes para un entorno empresarial cada vez más dinámico. ¿De qué forma el programa pretende profundizar sobre el manejo de datos, emprendimiento, sostenibilidad y finanzas corporativas?
Tanto el análisis de datos como las finanzas corporativas son fortalezas tradicionales de nuestro programa. Ofrecemos especializaciones en finanzas y análisis de negocios, en la mayoría de los casos, involucran cursos impartidos por los mismos profesores que imparten las maestrías especializadas en administración en finanzas y en administración de análisis de Desautels. En cada caso, la distinción que hacemos con los programas de maestría es que el objetivo de un MBA es capacitar a los estudiantes en cada detalle técnico de un modelo financiero o analítico y en cómo incorporar tecnología financiera o modelos analíticos en las operaciones generales de una empresa. Este año, agregamos una especialización en emprendimiento. La facultad tiene vínculos con el Dobson Center for Entrepreneurship en McGill, y somos pioneros en este curso, en el que los estudiantes de MBA trabajan con posibles emprendedores en el ecosistema de innovación de McGill para llevar sus ideas al mercado. Estamos comprometidos con el desarrollo de la enseñanza sobre prácticas comerciales sostenibles a lo largo de nuestro plan de estudios básico. Por supuesto, muchas escuelas de negocios han reconocido la necesidad de abordar la sostenibilidad ambiental y social, pero a menudo lo hacen a través de un curso adicional, lo que hace que el tema parezca divorciado de las prácticas “centrales” de las empresas exitosas. Por el contrario, pensamos que las prácticas sostenibles reales implican cambiar esas actividades básicas, de manera que todos los estudiantes deberían tocar esos temas durante su MBA. Creemos que la reputación global de Desautels, en datos y análisis, encaja nuestro compromiso con la sostenibilidad. Por lo tanto, nos aseguramos de que los estudiantes estén utilizando herramientas modernas de análisis de datos para responder preguntas contemporáneas sobre una gestión más inteligente y sostenible. No hay mejor lugar para aprender y estar expuesto a estas tendencias como Montreal, ya que se considera el centro internacional de IA (Inteligencia artificial) y un gran centro de puesta en marcha.

¿Cuáles son las nuevas perspectivas de colocación y sectores para los estudiantes a medida que el mundo se adapta a los cambios que ha provocado la pandemia?
La pandemia no implica necesariamente nuevos “sectores” para los estudiantes. Por el contrario, gran parte del cambio provocado por la pandemia será en forma de rediseño de los procesos comerciales. Los extensos bloqueos en todo el mundo han obligado a muchas empresas e industrias a reconsiderar lo que tienen que hacer en persona, por ejemplo, frente a lo que podría permanecer remoto cuando la crisis termine. Eso implica rediseñar el trabajo existente, el pan y la mantequilla de muchos consultores de gestión, un mercado laboral alimentado por programas de MBA.

 ¿A qué se debe que las escuelas de negocios se han visto obligadas a ver una menor demanda total de MBA y un aumento de la demanda de programas más especializados o técnicos?
Es importante para nosotros distinguir entre la pandemia y las tendencias a largo plazo. La pandemia redujo las solicitudes y las inscripciones en todos los ámbitos, porque los estudiantes no estaban seguros del entorno de aprendizaje y sus perspectivas laborales después. Vimos disminuciones en todas las regiones, sobre todo porque la mayoría de nuestro alumnado proviene fuera de América del Norte. Las restricciones a los viajes internacionales y los retrasos en los permisos de estudio nos han golpeado duramente. Dicho esto, estos son problemas específicos de una pandemia. En general, nuestros estudiantes han tenido más éxito en conseguir pasantías de lo que esperábamos, y las tasas de conversión de esas pasantías se acercan a la tendencia histórica. El mayor impacto fue en los estudiantes que se graduaron en mayo de 2020, apenas dos meses después de la pandemia. Sus tasas de colocación después de tres meses están apenas por encima del 60%, frente al 85% de años anteriores. Es demasiado pronto para decirlo con certeza, pero particularmente dada la conversión de pasantías, las tasas de colocación para los graduados de 2021 parecen estar más cerca de la tendencia histórica. En términos de habilidades técnicas, ciertos cambios habían comenzado antes de la pandemia. Las escuelas de negocios han visto una menor demanda total de MBA y una creciente demanda de programas más especializados o técnicos, como maestrías en finanzas o análisis. Esto refleja cambios en el mercado laboral. Muchos empleadores que buscan ocupar puestos, requieren habilidades técnicas específicas sin mucha estrategia o liderazgo, no necesariamente quieren contratar MBA para estos roles. Esto es un cambio para mejor, porque considero que el MBA no debería haberse convertido en un título general para las habilidades técnicas. Esa tendencia realmente se aceleró en la década de 1990, cuando el sector financiero creció como parte de la economía mundial. En el proceso, el enfoque tradicional del MBA en la administración general, en la estrategia, el liderazgo, el control de las grandes organizaciones, se volvió borroso. Hoy en día, dado que facultades como Desautels diferencian nuestra oferta entre el MBA y los programas de maestría más especializados, estamos en una posición en la que podemos definir más claramente para qué es un MBA y quién debería obtener uno.

¿Es una realidad que los empleadores que buscan cubrir ciertos puestos en las empresas requieren del postulante habilidades técnicas específicas, pero no muchas veces requieren estrategia o liderazgo?
Sí y no, sé que esa es una respuesta frustrante, pero es la más honesta. La mayoría de las empresas definen y crean puestos en función de determinadas tareas que necesitan realizar, lo que las impulsa a centrarse en las habilidades técnicas específicas de los solicitantes. En Desautels, lo reconocemos plenamente. Es una de las razones por las que ofrecemos una variedad de especializaciones en el programa MBA. Sin embargo, independientemente de las habilidades técnicas que busquen, las empresas aprecian a los solicitantes calificados que pueden adoptar una perspectiva estratégica de resolución de problemas en sus trabajos y liderar cuando sea necesario. Especialmente cuando consideramos el potencial de una nueva contratación dentro de la empresa, estas son las cualidades que buscan las empresas. Es por eso que creemos que es importante promover un MBA que tenga un fuerte sentido de experiencia en gestión general junto con sus habilidades técnicas.

Las carreras o habilidades relacionadas a la denominada Cuarta Revolución Industrial son y serán cada vez más demandadas por parte de los empleadores. ¿Crees que los empleos tecnológicos relacionados con el Big Data y el Data Science pasarán a ocupar el primer y segundo lugar del total de ofertas de empleo de los próximos años?
Respecto a este tema, en la medida en que el término “Cuarta Revolución Industrial” se use típicamente para describir cambios sociales y económicos fundamentales, no estoy seguro de qué carreras y habilidades no están relacionadas con él. Entonces, diría que sí, pero también enfatizaría que, si cree que estamos atravesando una cuarta revolución industrial, entonces no hay forma de decir que no a esta pregunta.

¿Es cierto que los estudiantes no solo piensan en escalar posiciones dentro de una empresa, sino quieren usar sus habilidades para generar cambios positivos dentro de sus comunidades? ¿qué piensa de estos cambios?
Esto se relaciona con una pregunta anterior. Las habilidades técnicas son muy importantes para ingresar a muchas carreras, una de las ironías del trabajo en las organizaciones, sin embargo, es que cuanto mejor seamos en nuestras habilidades técnicas, más pronto es probable que nos llamen para asumir posiciones de liderazgo. Una de las transiciones más difíciles en la carrera de muchas personas es precisamente este cambio, cuando su trabajo diario implica menos habilidades técnicas y más habilidades gerenciales. El MBA se creó originalmente para ayudar a los estudiantes a desarrollar esas habilidades de gestión. En Desautels, nunca hemos perdido de vista la importancia de esas habilidades, y todavía creemos que son lo que distingue a un MBA, de un título técnico más especializado. Creemos que los empleados más valiosos son aquellos que combinan la habilidad técnica con la capacidad de liderar e inspirar a otras personas. Ese es el tipo de personas que tratamos de producir en el programa.

¿Para ser líder en estos tiempos de incertidumbre económica los profesionales del mañana necesitan estar preparados para desarrollar prácticas empresariales que sean viables y provechosas a largo plazo?
Mi respuesta a esta pregunta es sí.

 Finalmente, según su criterio, ¿se deben preparar a los futuros directivos, estudiantes y empresarios para que se adapten y anticipen a la nueva forma de hacer negocios, incluyendo nuevas habilidades como la Inteligencia Artificial – IA, la tecnología financiera, el análisis de datos y el pensamiento de diseño?
Nunca queremos entrenar a las personas para que sean estáticas. De nuevo, esta es la razón por la que un enfoque decidido en la formación técnica puede resultar peligrosamente corto. Las habilidades técnicas tienen una duración de vida, y puede ser angustiosamente corta. Cuanto más rápido se mueva la tecnología, en menos tiempo alguien puede contar con las habilidades técnicas específicas que aprendió en la escuela. Por el contrario, la capacidad de anticipar, experimentar y adaptarse a los cambios no tiene por qué expirar. La capacidad de analizar y resolver problemas complejos, y la voluntad de aprender lo que necesita para ejecutar sus soluciones, es el beneficio a largo plazo de un título como el MBA.

leave a reply