Artículo de la Semana

¿Existe un entorno de seguridad psicológica en tu organización? Ideas para reflexionar en este 2023

Escribe: Max Coloma /Contador por la Universidad de Piura (UDEP) y MBA por la Universidad ESAN.

Business Empresarial.- “El miedo es enemigo de la prosperidad”. Leí esta frase y algunas imágenes de experiencias pasadas vinieron a mi mente. Oportunidades en las que he dejado de compartir ideas, comentarios o hacer alguna pregunta durante reuniones de trabajo pues mis propios juicios me llevaban a pensar que, si lo hacía, podía incomodar a alguien, arriesgar el buen ambiente o ser controversial. Todo, probablemente, por el temor a ser ignorado, castigado, calificado u objeto de burla del grupo.

Frío en la barriga, sensación de incomodidad, sudoración de manos, respiración agitada y demás síntomas son sensaciones que muchos hemos experimentado desde nuestra época de estudiantes ante situaciones donde tenemos que exponernos públicamente y con las que tenemos que aprender a lidiar porque “lo vas a tener que hacer en tu vida profesional”.

Eso llevado a una realidad de trabajo es algo que me daba vueltas con frecuencia. ¿Por qué nos cuesta tanto tener conversaciones de trabajo abiertas y sentir seguridad de que “todo estará bien”?, ¿por qué no cuestionar o contradecir las ideas de otros (jefes especialmente) con respeto y transparencia y seguir adelante?, ¿por qué el comentario sobre la reunión surge en el café, el almuerzo o el pasillo y no en la reunión donde debió “ponerse sobre la mesa”?.

Todo esto conseguí aclararlo con el concepto de seguridad psicológica que explica muy bien Amy Edmondson en su libro “La organización sin miedo”. La definición que usa para seguridad psicológica es la “creencia de que el ambiente de trabajo es seguro para correr riesgos interpersonales, es decir, a experimentar con libertad la expresión de ideas, preguntas o preocupaciones. Se manifiesta cuando entre compañeros de trabajo hay confianza, respeto y se sienten capaces de ser francos (incluso en las peores circunstancias)”.

A partir de lo que vengo aprendiendo del tema, rescato algunas ideas para reflexionar:

  • Salud mental es del individuo. Seguridad psicológica, del grupo

Algo que me parece particularmente interesante es la interrelación que existe entre salud mental y seguridad psicológica. De acuerdo con la OMS, salud mental es el estado de bienestar en el que un individuo utiliza sus capacidades, se recupera del estrés habitual y es productivo…es muy personal e íntimo. La seguridad psicológica se construye o destruye por el entorno: jefes, políticas internas, características de la empresa, etc. Es un fenómeno grupal, del entorno y las reglas formales e informales sobre el que se construye. Ambos temas se retroalimentan.

  • La seguridad psicológica crea contexto para potenciar la productividad

Seguridad psicológica no se trata de ser amable, se trata del libre y constructivo intercambio de ideas. Tampoco de bajar los niveles de rendimiento, se trata de un entorno para ser más desafiante, colaborativo y productivo…es decir, más eficaz.

  • Es también una muy buena definición de clima laboral

No se trata de un rasgo de la personalidad (como si expresarse con libertad fuera  solo para extrovertidos, comunicativos, etc) y por el contrario se refiere al clima laboral de un lugar donde todas las personalidades son bienvenidas, escuchadas y respetadas.

En un contexto como el actual donde hablamos de iniciativas para construir comunidad, crear ecosistemas de trabajo fuera de la empresa, proyectos open innovation y otras formas de crear entornos más colaborativos, me surgen algunas preguntas: ¿estamos sintiéndonos psicológicamente seguros en nuestros grupos de trabajo? ¿Nos sentimos con la libertad de expresar nuestras ideas libremente y sin temor a represalias? Las iniciativas arriba citadas buscan mejoría colectiva y si realmente queremos buscar soluciones a problemas cada vez más complejos, no podemos olvidar a Edmond Burke: “Ninguna pasión roba tan eficazmente a la mente todas sus capacidades de actuar y raciocinar como el miedo”….que al final, es el gran enemigo de la prosperidad.

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back to top button