El fracaso en los hijos

El fracaso en los hijos

Escribe: Pablo Martínez Veloz, Coach para Jóvenes Asesoría Integral.

Business Empresarial.- El fracaso en la vida es parte de los procesos de aprendizaje. Si miramos nuestra propia vida, vemos que cada cosa que aprendemos es precedida casi siempre por un fracaso. Aprendimos a caminar cayendo. Iniciar el colegio es también una mezcla de alegría y dolor que en una balanza se ponen, por una parte la alegría del inicio de una nueva etapa y por otra la pena de la separación con la familia. La bicicleta nos costó más que una raspada de rodilla. Así es, crecer implica saborear el fracaso, aprender de él, sacar lecciones.

Como padres, ya sea de un niño, púber, adolescente, joven, joven adulto e incluso ya de  adultos, tendemos a proteger. Nuestro instinto animal nos lleva a proteger a nuestros hijos, y claro el instinto nos dice que no deben sufrir, y por otra parte la cultura actual nos ha enseñado que el fracaso es equivalente a dolor, que produce frustración, por tanto que fracasar es algo malo, que debemos evitar. Pero en realidad, no hay nada más alejado a la realidad que pensar que fracaso es igual a frustración o a dolor.En realidad el fracaso es parte de nuestro aprendizaje.

Hoy vivimos en un mundo de la anestesia, en que el dolor se evita de todas formas. Es claro y evidente que uno de los mejores inventos del siglo pasado fue la anestesia, pero ella ha pasado del mundo físico al emocional. La publicidad nos invita a bajar de peso sin hacer ejercicio, hay universidades que ofrecen carreras y títulos sin estudiar mucho, sin las amanecidas del estudio serio.

Si quieres que tu hijo llegue lejos, debe aprender del fracaso, aprender a fracasar. Ayudarlo a comprender que el fracaso es parte de la vida y ayudar a reconocer las lecciones aprendidas. Tal vez quisiéramos evitar el fracaso, de hecho es lo que anhelamos con toda el alma, pero también debemos aprender a aprender del fracaso. Si por evitar que nuestros hijos se caigan los tenemos siempre en brazos, jamás aprenderán a caminar.

Muchas veces un fracaso es sólo un bache en el camino que nos ayuda a aprender a caminar mejor. No avanzaríamos en el camino de la vida sin pasar por los túneles que nos oscurecen todo.

“Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender”, Charles Dickens.

Dejar un comentario