Clima organizacional

Manuel Saravia Oliver, Psicólogo – psicoterapeuta- Coach (ICC).
Escribe: Manuel Saravia Oliver, Psicólogo – psicoterapeuta- Coach (ICC).

Business Empresarial.- En ocasiones, se da el caso de pensar en el tener que ir a trabajar, como un fastidio, por el mal ambiente que hay en la Empresa, el cual quita las ganas de hacerlo. Las envidias, miradas feas, impedimentos de los propios compañeros, etc., llegan a causar mucho malestar cotidiano. Estamos hablando del “Clima Organizacional”.

Este es un tema actualmente muy importante en todas las organizaciones, las mismas que buscan un continuo mejoramiento del ambiente laboral para así alcanzar un aumento de la productividad sin perder de vista el recurso humano.

El clima organizacional es el medio ambiente físico y humano en el cual se desarrolla el trabajo diario que influye en la satisfacción y por tanto en la productividad. Está relacionado con el saber hacer del directivo y con las conductas de las personas, con su manera de trabajar y de relacionarse. Por ello es vital el trato que un jefe suele tener con sus subordinados, la relación entre los trabajadores e incluso la relación con los proveedores y/o clientes. Este clima organizacional puede ser un vínculo o un obstáculo para el buen desempeño de la organización.

Viene a ser, en otras palabras, la percepción personal de los directivos y trabajadores respecto a la organización a la que pertenecen y tiene gran implicancia en su desempeño dentro de la organización.

La percepción del clima organizacional influenciará directamente la conducta laboral del trabajador, y la conducta de este, con su estado anímico redundará también en el clima organizacional. Este factor involucra prácticamente la totalidad de las conductas y comportamientos laborales (desempeño, eficiencia, productividad, calidad de atención al cliente, satisfacción personal, identificación con la empresa, … entre otros).

Podríamos hablar que el clima organizacional es como un estado emocional temporal que puede mejorar o deteriorarse de acuerdo a las actitudes y motivaciones personales (entendiendo que son las percepciones del trabajador) las que rigen más que los factores organizacionales existentes.

El trabajo en equipo como un aspecto para un efectivo clima organizacional es importante, por lo que debe estar en constante evaluación y control, porque es una parte fundamental en la mayoría de empresas, facilita que los miembros se sientan a gusto en su lugar de trabajo y desarrollen las tareas de una mejor manera; cuando se menciona una organización, se habla de un grupo de personas que van encaminadas hacia un mismo objetivo.

Lamentablemente muchos directivos no se dan cuenta de que un mal ambiente laboral no favorece el desempeño y la productividad, y buscan aumentarla desde la exigencia lo cual no da los resultados esperados.

¿Qué hacer cuando el ambiente laboral está deteriorado y es fuente continua de conflictos?

A través de herramientas de coaching y habilidades directivas podemos mejorar el clima laboral en los negocios para que exista mayor y mejor desempeño en todos los profesionales.

En primer lugar, hacer una toma de conciencia ¿Cuál es mi posición para afrontar el conflicto?

¿Cómo se está actuando?   ¿se tiene una conducta de sumisión, colaboración, negación o competición? Evidentemente la actitud de colaboración es la que permite ganar a todas las partes. Las empresas deberán entonces buscar capacitación y hacer un seguimiento para implantar este tipo de conductas.

Para este fin se deberá reformular algunos principios. En primer lugar, el RESPETO, por el cual valoramos a todas las personas del equipo y sus opiniones. La CONFIDENCIALIDAD, es decir lo que ocurre dentro del equipo u organización debe permanecer allí. COMPROMISO porque cumplimos lo que se ha pactado. HONESTIDAD ya que nos expresamos en forma libre y sincera. RECONOCIMIENTO del valor del trabajo y aportaciones de todos los miembros del equipo. APERTURA para aceptar los cambios y escuchar las voces críticas dentro del equipo. OPTIMISMO es decir ser positivos enfocándose siempre en la solución con sentido del humor.

DISCIPLINA, respetando el tiempo propio y el ajeno. CONFIANZA en estar seguro que el equipo y cada persona cumplirán con lo acordado.

Si los equipos no están funcionando como se quiere, es conveniente hacer una reunión y replantearse hacia donde se dirigen, recordando que con el estado de ánimo se influye positiva o negativamente en el estado de ánimo de los demás ya que el estado de animo depende de cada uno.

leave a reply