Caja Sullana está dispuesta a ayudar a emprendedores damnificados del fenómeno del niño para reactivar sus actividades

caja sullana está dispuesta a ayudar a emprendedores damnificados del fenómeno del niño para reactivar sus actividades

La Caja Sullana cuenta con los recursos financieros necesarios para ayudar a los emprendedores que fueron afectados por el Fenómeno del Niño en 2017 (FEN) y que a pesar de haber pasado más de dos años de la tragedia natural, aún están endeudados y paralizadas sus actividades comerciales.

Business Empresarial.- Efectivamente, el “Fenómeno del Niño Costero 2017” fue considerado como uno de los más intensos de los últimos cien años en el Perú, razón por cual, muchos emprendedores se encuentran “abandonados a su suerte y encima endeudados con la banca comercial”, afirmó un comerciante cuyo negocio se perdió con la tragedia natural.

Como se recuerda, el FEN que se produjo entre diciembre de 2016 y mayo de 2017 estuvo caracterizado por una gran cantidad de lluvias torrenciales, inundaciones, huaicos y desbordes de ríos. En esa ocasión, 14 regiones que comprendían más de 100 provincias y 850 distritos fueron declarados en emergencia, siendo los principales daños en viviendas, áreas de cultivos, puentes y vías de tránsito que fueron totalmente destruidos.

Pero ha pasado el tiempo y poco se ha hecho para ayudar a los damnificados. Por esa razón, la Caja Sullana está dispuesta a refinanciar las deudas de sus clientes morosos, donde en algunos casos ya lo han realizado.

El FEN ocasionó que más de 280,000 personas fueran damnificadas porque sus viviendas o negocios sufrieron daños severos y tuvieron que recurrir a la ayuda humanitaria inmediata.

Sin embargo, aproximadamente un millón y medio fueron afectados porque sus viviendas o negocios tuvieron daños menores.

Todo ello afectó a la economía nacional cuyo crecimiento se redujo del 4.3% del PBI a sólo 2.5% al final del año 2017. Piura tuvo el cambio más drástico en la tendencia de la tasa de variación promedio anual, cuyo PBI proyectado cayó el 3% al -1.9%.

No obstante, todo se agravó cuando, a pesar de que el gobierno destinó 25,000 millones de soles en inversiones, la autoridad encargada de la reconstrucción no pudo ejecutar directamente el presupuesto, ni tuvo el poder para exhortar a las unidades ejecutoras a que implementen los diversos proyectos.

Para poner como ejemplo, sólo en Piura, a diciembre de 2018, se había ejecutado el 35% del presupuesto asignado a esa región; mientras que en Tumbes se había ejecutado el 74% del presupuesto.  

Para Joel Siancas Ramírez, presidente del directorio de la Caja Sullana, hubo aciertos y oportunidades de mejora. No se están generando incentivos para que el sector privado concrete las obras por impuestos. Con el cambio de gobierno en el 2018 se realizaron mejoras en la gestión, como cambiar la distribución del presupuesto, asignando más recursos a las unidades ejecutoras regionales y locales.

El presidente de la Caja Sullana coincide con las propuestas de diversos consultores como son la reactivación de la economía del norte peruano, la búsqueda de una correcta implementación de obras, la licitación de proyectos con el sector privado, y la prevención y gestión de riesgos de desastres futuros.

Estos conceptos fueron propuestos en una mesa de trabajo que organizó la Cámara de Comercio, Producción y Turismo de Sullana en coordinación con el despacho congresal de la parlamentaria por Piura, Karla Shaefer Cuculiza, titulado “Fenómeno el Niño Costero: Dos años después”.

Dejar un comentario