Alfabetización, una puerta al desarrollo laboral formal

Rodrigo Yépez, gerente general del Grupo EULEN Perú.

Escribe: Rodrigo Yépez, Gerente General del Grupo EULEN Perú.

Business Empresarial.- En cualquier parte del mundo, el papel que desenvuelve la educación es vital para el desarrollo de un país. Recientemente, la región latinoamericana ha puesto énfasis en el sistema de evaluación de calidad con el fin de acortar las brechas y disminuir la desigualdad. En el Perú, si bien la tasa de analfabetismo se ha reducido del 7.1% al 5.9% en los últimos 5 años, según el Ministerio de Educación; aún quedan retos por cumplir en este sector.

En ese sentido, ¿qué pueden hacer las empresas para contribuir con la educación y, por ende, con la mejora en la calidad de vida de las personas? En principio, se debe aclarar que se considera analfabeta a una persona que teniendo más de 15 años no sabe leer, ni escribir. Por lo que, si no se toman las medidas respectivas, las dificultades para conseguir un mejor trabajo formal, se podrían reducir.

Las organizaciones, sobre todo aquellas dedicadas al outsourcing, y que emplean a un gran número de personal operario en servicios como limpieza, mantenimiento, entre otros; deben comenzar a apostar cada vez más, por iniciativas que sumen a la educación de aquellos que tienen estudios truncos en primaria y/o secundaria. Esto considerando que aportan a la formación de competencias para el trabajo, y que este aprendizaje es esencial para el desarrollo de todo ser humano.

Asimismo, estos esfuerzos están destinados a desarrollar la capacidad intelectual, también deben velar por las capacidades morales y afectivas, de aquellos que, por diversos motivos, no pudieron culminar sus estudios. Con esto, las empresas podrán reforzar los potenciales y las habilidades de estas personas, volviéndolos más atractivos dentro del mercado y frente a las distintas ofertas de trabajo que puedan presentarse en el futuro.

Además, estas acciones fortalecen los lazos entre los colaboradores y las compañías en las que trabajan, ya que los empleados llegan a sentir que se les valora. De esta manera, reafirman su compromiso y, por ende, su eficiencia.

Dejar un comentario